4QUI BLOG

  • veronic_arrieta

LA BESTIA DURMIENTE

¿Qué es necesario para que alguien despierte cuando lo único que conoce es la existencia en letargo? ¿Qué hace falta para que se quite la venda del miedo a salir del “yo soy así” o “esta es mi manera de hacer”? ¿Cuántos castañazos más le tiene que dar la vida para que por fin abra los ojos, se desperece y comprenda que quien se estanca no avanza y quien no lucha muere?


Me lo pregunto. Me lo pregunto todavía cuando veo negocios al borde de la quiebra porque viven atrapados en el tiempo. ¿Recuerdan ese título de película? Les cuento. Resulta que el protagonista repite el mismo día una y otra vez y solo puede alterar su destino cuando comienza a tomar conciencia de que únicamente a través del cambio es posible lograr aquello que desea.

¿Sencillo verdad?


Realmente es fácil de entender; lo que sucede es que hay que ponerle voluntad al asunto. Hay que hacerse cargo. Hay que abandonar la posición de víctima, la excusa, dejar de echar balones fuera para tomar las riendas. Dejar de culpar a las circunstancias, la sociedad, la economía, la pandemia. La crisis.

Estaban ustedes durmiendo señores. Dejaron a la deriva sus creaciones a las que un día dieron a luz con ilusión, esperanza y miles de sueños. Pero en este caso no se pincharon con la rueca envenenada por la bruja como aquella muchachita rubia, dulce e inocente. Se acomodaron en el desconocimiento porque a veces remolonear parece más agradable que madrugar a lo innovador, a lo diferente, a lo que cuesta esfuerzo. Pecado capital de emprendedor.


Ejemplos reales que ilustren estas palabras…miles, por desgracia. Con echar un vistazo a lo que sucede en los campos de España y Latinoamérica con la producción es suficiente. Hablo de cantidades de frutas y verduras desperdiciadas rodando por la carretera. Productos que anteriormente para ser vendidos dependían de la figura del “trader”. Con el avance en las comunicaciones y por ende, la casi extinción de dichos personajes , los productores de alimentos frescos aun continúan en espera de que un señor X acuda a ellos para salvar la cosecha de turno. Y fulanito no llega. Y si llega, lo hace ofreciendo precios tan vergonzosos que dan risa o llanto, según se mire. Y el pago se da si hay suerte y encima tarde. Y aparece la pataleta de la frustración.


Tengan ustedes derecho a protestar, no se lo niego, faltaría más. Pero después, piensen. Investiguen qué hacen aquellos que triunfan en sus empresas. Sean humildes para dejarse inspirar. Inviertan en un sistema de venta actual y eficaz. Cambien el chip. Abran sus mentes y actúen. Pueden estar a tiempo. Todo tiene remedio menos la muerte.




10 vistas0 comentarios

© 1994-2020 4qui.com . Proudly created by 4qui.com TEAM

MIAMI - IBIZA - VALENCIA 

Iinfo@4qui.com +1 786 220 3239

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon